Publicado el Deja un comentario

Cómo surgió RoadTripper: el origen de la marca para viajeros por carretera

Comparte este contenido

Queremos dedicar una de las primeras entradas del blog de RoadTripper a que nos conozcáis un poquito mejor y a compartir con vosotros cómo surgió la idea de crear una marca para viajeros por carretera.

Detrás de RoadTripper estamos Bea y Rober, dos apasionados por descubrir el mundo por carretera, como cualquiera de vosotros, que un día nos lanzamos a cubrir una necesidad que teníamos como viajeros.

Dicho así, suena fácil, ¿verdad?

Pero no vayamos tan rápido, porque queremos que conozcas cada detalle de cómo fue esta historia de lo que muchos denominarían reinvención y resiliencia, términos que están tan de moda últimamente pero cuyo significado cuesta tanto conseguir. Para nosotros, en realidad, forma parte de nuestra vida y un trocito de esta es la que vamos a compartir hoy con vosotros.

Empezamos a viajar juntos hace ya más de quince años, que se dice pronto, y nuestros viajes han sido, en su mayoría, por carretera y con distintos tipos de vehículo.

De esta pasión por los viajes por carretera, o road trips en inglés, surgió en 2017 Germen Viajero, el blog donde compartimos contenido sobre rutas en coche y en furgo camper a partir de nuestra experiencia vivida en primera persona. 

Germen Viajero en Marruecos

Quince años de viajes dan para hacer y deshacer muchos equipajes. Muchos años de destinos diferentes, pero tras los que siempre llegábamos a la misma conclusión: no llevamos ropa con la que nos sintamos cómodos e identificados al mismo tiempo.

Nos era muy complicado preparar un equipaje con prendas prácticas y cómodas para viajar por carretera y que, además, tuvieran un diseño y una filosofía de marca que nos representaran.

Uno de esos días en los que volvíamos de un conocido centro comercial de Madrid lo estuvimos hablando: si queríamos ir cómodos y llevar ropa que fuese práctica y coincidiese con nuestros valores, teníamos que ir a una gran superficie dedicada a productos de deporte (de la que no vamos a decir el nombre, pero seguro sabes cuál es). 

La otra opción era optar por ropa más ponible y con la que nos sentíamos mejor, pero cuyos tejidos no eran nada prácticos para este tipo de viajes. Además, detrás de estas marcas populares siempre encontrábamos el mismo problema: las condiciones laborales de los trabajadores, el origen de los tejidos y la filosofía de la marca en sí no coincidían con nuestra forma de pensar y nuestros valores.

Así que nos encontrábamos ante un cruce de caminos: 

  • Por un lado, ropa deportiva, con tejidos cómodos, que secaban rápido, pero con un diseño que no nos representaba. Usábamos la misma camiseta para hacer una ruta de senderismo que para visitar una ciudad.
  • Por otro lado, ropa de calle, con cortes incómodos para pasar muchas horas viajando y con tejidos que no se secaban en días y acababan oliendo fatal. Salíamos mejor en las fotos, pero por dentro no estábamos cómodos. Además, no comulgábamos con los valores que las marcas más generalistas llevaban por detrás.

Con el tiempo, llegábamos una y otra vez a la misma conclusión: no existía una marca dedicada a los viajeros por carretera y que cubriera sus necesidades o, al menos, no la habíamos encontrado.

Y es que, para viajar por carretera, independientemente del vehículo, necesitamos unos artículos que comparten muchas características con la ropa deportiva, pero no tienen por qué ser accesorios ni ropa deportiva.

Nuestra posición ante esta necesidad fue, durante muchos años, conformarnos.

Seguíamos pasando por el aro. Seguíamos llevando ropa deportiva en nuestros viajes. Llevando el mismo forro polar que todo el mundo. La misma camiseta para hacer la Ruta del Cares que para visitar Chefchaouen. Una camiseta con un diseño de una furgo, pero con una tabla de surf, cuando nosotros no nos hemos subido nunca a una tabla.

En nuestras cabezas resonaba la frase de “es lo que hay”.

Mientras tanto, seguíamos viajando y preparándonos para un sueño: camperizar una furgo, subirla a un barco con destino a Sudamérica y recorrer la ruta Panamericana sin fecha de regreso. 

Camiseta Grandes Road Trips – Ruta Panamericana

En este proyecto invertimos mucho tiempo, esfuerzo y, por qué no decirlo, dinero. Estuvimos durante casi tres años haciendo cambios en nuestra vida, en nuestras profesiones, para poder lanzarnos a esta aventura de vivir viajando.

Lo teníamos planeado al milímetro. Todo apuntaba a que en octubre de 2020 podríamos cumplir nuestro sueño viajero.

De pronto, a principios de 2020, y no hace falta que te expliquemos el motivo, nos vemos confinados en un pequeño apartamento de apenas 36 m2 durante casi cuatro meses en un barrio de Madrid.

Con el confinamiento llega a casa la incertidumbre y, con ella, tener que aceptar que ese objetivo para el que llevábamos preparándonos tantos meses (años) no íbamos a poder cumplirlo por un elemento ajeno a nosotros. 

No era por no habernos esforzado suficiente o por habernos equivocado, no, era abandonar un sueño por una Pandemia Mundial.

Y no vamos a meternos en el parón del blog de viajes que, como todo el sector y muchos otros, pasaron de 100 a 0 en un plis. Como seguramente os haya pasado a vosotros, tuvimos que añadir una variable a nuestra planificación con la que no contábamos.

Por un lado nos sentíamos agradecidos por no ver afectada nuestra salud ni la de nuestros allegados pero, por otro, nos sentíamos derrotados por tener que abandonar. Era una sensación de haber estado perdiendo el tiempo durante los últimos 3 años.

Incredulidad.

Semana tras semana dan para muchas conversaciones y reflexiones. Para muchos subidones y bajones. Para muchos intentos fallidos de conseguir masa madre.

La ilusión que teníamos iba de repente, y sin entender mucho la razón, cuesta abajo y sin frenos. No podíamos seguir así.

Nos obligamos a sacarle el lado positivo a la cancelación del plan A, el viaje por el continente americano, y a convencernos de que no se trataba de una cancelación, sino de un aplazamiento y que, en algún momento, retomaremos.

Por difícil que resultara, no podíamos venirnos abajo. No en ese momento. 

Empezamos a hilar alternativas de qué cambios podríamos llevar a cabo o qué nuevos retos podíamos emprender.

Surgieron muchas ideas. Algunas más válidas que otras. La cuestión era que queríamos hacer algo que nos motivase, que nos llenase de verdad y que estuviese a la altura del road trip que habíamos tenido que aplazar.

Entonces, como si la idea de esa tienda para roadtrippers hubiese estado sobrevolando el salón del apartamento durante los cuatro meses, sin hacer ruido, y pidiese ahora pista para aterrizar, una noche, tras una partida al Carcassonne, se cruzó entre comentario y comentario.

Nosotros, una traductora y un informático, confinados en un apartamento de Vallecas, decidimos emprender un gran viaje (muy distinto al que teníamos previsto para ese año).

El desencadenante fue una frase que pronunciamos y que nos resonó de manera muy intensa:

“Oye, si algo no existe, ¿por qué no crearlo?”

Y eso hicimos.

Sudadera Carreteras Legenedarias – Lagos de Covadonga

Partiendo desde cero en el mundo del e-commerce y en el de las marcas minoristas, y puede que uno de los años más complicados para emprender en el mundo de los viajes, nos lanzamos a aprender todo lo que hiciese falta para poner en marcha esa marca para viajeros por carretera.

Teníamos una ventaja, por llamarlo de alguna forma, y es que, visto congelado el plan principal, nos vimos con algo que solía faltarnos: tiempo.

Sin poder viajar, empezamos a leer, hacer cursos, investigar y a darle forma al proyecto. Tejidos, proveedores, tallajes, certificados de calidad, empresas de transporte, métodos de estampación… conceptos nuevos que empezábamos a manejar en nuestro día a día y que nos ayudaron a poner en marcha de nuevo la máquina de la ilusión.

Poco a poco íbamos construyendo los cimientos de RoadTripper, siempre con la idea clara de que tenía que ser una marca que aunase todos los valores de un viaje por carretera y, además, que estuviera alineada con nuestros propios valores. Una tienda online en la que nos gustaría comprar y a la que nos gustaría acudir para hacer un regalo original a una persona que le guste viajar por carretera, con artículos que llevaríamos en nuestro equipaje, cómodos y prácticos.

Para llevar a cabo este proceso de creación y que las jornadas de trabajo intensivo fuesen más soportables, decidimos apartarnos del ruido de la ciudad. Así, al volver de nuestro road trip de miel (porque sí, en medio de todo nos casamos y nos fuimos de viaje por Europa aprovechando que la situación había mejorado), nos retiramos a un pueblecito de la sierra de Extremadura donde encontramos la tranquilidad y el aire que nos hacía falta para un proyecto de esta envergadura.

En medio de toda esta situación, además diseñamos un producto inédito para poder coleccionar los road trips que vamos haciendo y poder coleccionarlos. Así fue como surgió el KROMY, del que te hablaremos próximamente y que ya tienes disponible en la tienda.

Tras meses de mucha formación y trabajo, por fin a finales de diciembre de 2020 vio la luz RoadTripper.es, la marca de ropa y accesorios para viajeros por carretera.

Nos volcamos en este proyecto con la ilusión, las ganas de aprender y con el convencimiento de que un road trip es mucho más que una forma de viajar. Es un estilo de vida.

Así fue cómo conseguimos transformar la resignación y la cancelación del road trip por la ruta Panamericana en un nuevo proyecto que solucionaría una necesidad que había en el mundo de los viajes. 

Bea y Rober con la Gemeneta

Si nos ponemos prácticos, la historia de RoadTripper se podría definir como una historia de resiliencia y reinvención, pero creemos que esas dos palabras se han usado muy a la ligera últimamente y han perdido parte de su significado. 

Por eso nos gusta decir que RoadTripper es una historia de cómo una pareja de viajeros y emprendedores aprovecharon el tiempo que les dejó tener que aplazar un sueño para cubrir una necesidad que hacía tiempo que tenían. 

Este es el origen de RoadTripper y esta es la historia personal y de emprendimiento que hay detrás. Sinceramente, esperamos que te ayude a conocer un poquito mejor la marca y lo que nos llevó a crearla y, si te gusta viajar por carretera, independientemente del vehículo, aquí tienes tu comunidad.

Ropa para roadtrippers
Haz clic y accede a RoadTripper, la tienda online para viajeros por carretera

Últimas entradas en #IAmRoadTripper, el Blog de RoadTripper

¡Nos vemos en las Redes Sociales!

Información Básica sobre Protección de Datos:
· Responsable: Beatriz Bonhome Pulido
· Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
· Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@roadtripper.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
· Información adicional: En https://roadtripper.es/politica-de-privacidad/ de roadtripper.es, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.


Comparte este contenido
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *